Se conocen las primeras imágenes del rescate de los niños en Tailandia

Hospital

Hospital

"El australiano que supervisaba el paso se puso a gritar diciendo que la bomba de agua había dejado de funcionar", explicó Peeranarong, un ex comando de la Armada tailandesa de 60 años.

"Si no se bombeaba el agua en ese lugar sólo se podía salir con una botella de oxígeno", explicó, contando los minutos más críticos del operativo de evacuación.

Los últimos cinco rescatados llegaron anoche al centro médico con síntomas de hipotermia por las duras condiciones que han sufrido al pasar 17 días dentro de la cueva y por la fría temperatura de las aguas que tuvieron que atravesar con la ayuda de dos buzos para alcanzar el exterior. Chaiyananta dejó pasar a sus colegas y salió último. "El agua ya llegaba a la cabeza, casi al punto en que se necesitaba una botella de oxígeno", indicó.

Algunos de los niños tailandeses que estaban atrapados en una cueva en Tailandia fueron sacados de la gruta en camillas estando "dormidos", afirmó este miércoles un socorrista, excomando de la Marina tailandesa que participó en la operación.

"Algunos estaban dormidos, otros movían los dedos, atontados", dijo el rescatista, agregando que "los médicos verificaban constantemente el estado y el pulso".

Grassley: If Any GOPs Defect, Don't Expect Dems to Vote for Kavanaugh
Other Democratic senators from Trump-voting states, including Bill Nelson (D-FL), also said they'd hear Kavanaugh out. The groups sent Palin to Alabama previous year to support Republican Senate candidate Roy Moore.

"Dijeron a la prensa que los niños debían aprender a bucear". Esos niños no habían ni comido o dormido en días, ¿dónde hubiesen encontrado la energía para entrenarse?

La posibilidad de que los sacaran buceando era algo que expertos espeleólogos y buzos de cavernas de todo el mundo consideraban "muy inseguro" para quienes jamás habían buceado y estuvieron los primeros nueve días de su encierro en total oscuridad y sin comida.

La célula de crisis aseguró, durante los días de espera antes del desenlace final, que los buzos que permanecían con ellos antes de la evacuación les enseñaban a familiarizarse con el equipamiento para bucear.

"Sólo necesitábamos que supiesen cómo respirar y que no entraran en pánico en el agua. Sólo necesitábamos que se sintiesen seguros, que todo iría bien", completó.

El grupo, de doce chicos de entre 11 y 16 años y su entrenador (de 25), entró a la cueva Tham Luang el sábado 23 de junio, para explorarla luego de un entrenamiento.

Noticias recomendadas

Nos complace brindar esta oportunidad para compartir información, experiencias y observaciones sobre lo que está en las noticias.
Algunos de los comentarios se pueden reimprimir en otras partes del sitio o en el periódico.
Gracias por tomarse el tiempo para ofrecer sus pensamientos.