Microsoft sumerge centro de datos submarino en el mar de Escocia

Microsoft instala centro de datos en el mar

Microsoft instala centro de datos en el mar

La multinacional Microsoft anunció hoy que ha colocado un centro de datos en el mar frente a las islas de Orkney, en el noreste de Escocia (Reino Unido), para investigar cómo puede mejorar la eficiencia energética de sus sistemas. En la operación trabajaron diez tornos, una grúa, una barcaza y un vehículo por control remoto.

En tierra, las turbinas eólicas brotan de los campos ondulantes de los agricultores y paneles solares que adornan techos de casas centenarias, generando electricidad más que suficiente para abastecer a los 10.000 residentes de la isla con energía 100% renovable.

Los centros de datos son la columna vertebral de Internet, las nubes físicas de la computación en la nube donde los clientes aprovechan las economías de escala para almacenar y procesar datos de forma segura, entrenar modelos de aprendizaje automático y ejecutar algoritmos de inteligencia artificial.

"Ya tenemos data centers cada vez más inteligentes y conectados y es un mercado muy dinámico que cada vez ofrece más opciones y esta es una de ellas", dice. Alentados por los resultados y el posible impacto de la industria, el equipo de Project Natick siguió adelante con el diseño, la fabricación y la prueba del módulo de escala completa desplegado en Escocia. "Y, debido a que no hay gente, podemos sacar todo el oxígeno y la mayor parte del vapor de agua de la atmósfera, lo que reduce la corrosión, que es un problema grave de los centros de datos", ha señalado Ben Cutler, el directivo a cargo lo que Microsoft ha bautizado como Proyecto Natick. El diseño de estos sitios promete asegurara cinco años sin necesidad de mantenimiento.

Aseguran que reemplazo de Lanzini será definido mañana
Mientras le realizan los estudios al volante, Jorge Sampaoli ya se focaliza en encontrar a un reemplazante para completar la nómina.

El cilindro fue construido en Francia por el Grupo Naval, quienes siguieron las indicaciones de la empresa y además adaptaron un proceso de intercambio de calor comúnmente utilizado para refrigerar submarinos al centro de datos subacuático. El sistema canaliza agua de mar directamente a través de los radiadores en la parte posterior de cada uno de los 12 bastidores de servidores y vuelve al océano.

Durante los próximos 12 meses, el pod estará siendo monitorizado para conocer en todo momento su rendimiento, consumo de energía, humedad interna, así como los niveles de sonido y temperatura.

Por ahora, este proyecto es una iniciativa de investigación aplicada, enfocada en determinar la viabilidad económica y operativa de los datacenters subamarinos.

Noticias recomendadas

Nos complace brindar esta oportunidad para compartir información, experiencias y observaciones sobre lo que está en las noticias.
Algunos de los comentarios se pueden reimprimir en otras partes del sitio o en el periódico.
Gracias por tomarse el tiempo para ofrecer sus pensamientos.